«Escrius?
Que el teu talent no quedi en paper mullat»

«¿Escribes?
Que tus palabras no se las lleve el viento»

«La vocal de lis»  nace desde el amor por «La vocal de lis»…  valga la redundancia.

Cuatro breves palabras que rinden homenaje a la vocal de las vocales… Hemos sucumbido a los encantos de la más bella, de la más elegante… la voz… Y sí… quizás con sutiles rasgos arrogantes pero que en realidad esconden una humildad atroz reflejada en la fragilidad insegura de su esbelta silueta.

Anhelamos su inteligencia, idolatramos su increíble savoir faire… definitivamente todos queremos ser «La vocal de lis».

Navegamos en un punto medio, nos encanta el centro del todo, el núcleo de la nada… Y ella, desde un caótico y atractivo meollo controla, ordena, observa como una profesional voyeur… Eso sí… siempre bajo la discreción de su exquisito y fiel sombrero.

Por fin, «La vocal de lis» es protagonista de una aventura, de un inicio…
Lucharemos apasionadamente para mantenerla en la posición que se merece.

«La vocal de lis» nos regala ilusión, inquietud, ímpetu, imaginación… un delicioso cóctel que nuestra querida y admirada vocal nos brinda en un entorno idílico con sus impecables e impresionantes modales.

editorial@lavocaldelis.com